Seguridad | AEA SACIF | disyuntores diferenciales

Seguridad y protección con los disyuntores diferenciales de AEA SACIF

La normativa vigente exige la instalación de una protección diferencial para las personas, con el objetivo de evitar efectos indeseables en el cuerpo humano cuando circula una corriente a través de él.

La normativa vigente exige la instalación de una protección diferencial para las personas, con el objetivo de evitar efectos indeseables en el cuerpo humano cuando circula una corriente a través de él. Solemos hablar de los “famosos” 30 mA como protección pero ¿sabemos cuáles son los efectos?

Cuando tocamos una fuente de tensión, nuestro cuerpo se comporta como cualquier otro material, en función de la resistencia eléctrica de nuestro cuerpo, circulará una corriente por nuestro organismo. Esa corriente tiene efectos dañinos sobre nuestro organismo:

image.png

A medida que la corriente se eleva un poco más y pasa por la cabeza, cerebro o centro nervioso que regula la función respiratoria, se producirá el paro respiratorio y si la corriente pasa por el tórax, la fuerte contracción de los músculos producirá asfixia.

image.png

image.png

Algunos de los efectos mencionados no son mortales y en general son reversibles, a menudo el primer efecto de la corriente que es el calor, produce marcas tales como quemaduras a lo largo de su recorrido.

A medida que se incrementa la corriente y/o el tiempo de exposición los efectos se vuelven más peligrosos hasta llegar a ocasionar la muerte.

Por todo lo expuesto la instalación de un disyuntor diferencial con sensibilidad de 30 mA además de obligatoria se hace imprescindible.

Los diferenciales AEA cuentan con botón de test el cual se recomienda accionar al menos una vez al año para asegurarnos el correcto funcionamiento y cuentan con certificación IEC61008, IRAM y Seguridad Eléctrica.

image.png

No dude en consultarnos, tenemos la solución que necesita. Escriba a ventas@aea.com.ar y servicioalcliente@aea.com.ar

Dejá tu comentario