productos | seguridad eléctrica | Cables | CADIME | IRAM

Alerta por los cables

La venta de cables de dudoso origen, sin certificación de ningún tipo, es uno de los principales riesgos para la seguridad de las instalaciones eléctricas.

“El 40 por ciento de las instalaciones nuevas tiene defectos críticos: no respetan el diseño ni la construcción de las instalaciones eléctricas, no utilizan los materiales que certifica el IRAM y no cumplen las medidas de prevención que establecen las normas y la legislación actuales". La frase no es nueva. Para nada. Es del año 2001. Hace 17 años. Fue dicha por el aquel entonces gerente de la Asociación para la Promoción de la Seguridad Eléctrica, el ingeniero Eduardo Jakimczyk.

La frase no es nueva, pero lamentablemente continúa vigente. Y dentro de los múltiples problemas que tienen las instalaciones eléctricas, la utilización de cables de mala calidad es uno de los más graves.

Para hablar de este tema entrevistamos al ingeniero Gustavo Fernández Miscovich, Gerente de Certificación de electricidad y electrónica de IRAM.

“El no cumplimiento de las normas implica problemas de seguridad que pueden ser serios. Un cable que notiene la conductividad necesaria es un cable que va acalentar más, va a elevar su temperatura para el mismo valor de carga. Un cable que no está hecho con un compuesto anti-llama es un cable que propaga las llamas en un incendio, o que hasta incluso, lo puede generar. La sobrecarga de los cables ocasiona muchos incendios.Las instalaciones con cables que no tienen calidad certificada son sumamente peligrosas”,explica Miscovich.

¿Cómo diferenciar un cable seguro de uno inseguro?

Miscovich: No es una tarea sencilla. Pero debemos estar atentos a los logotipos presentes y sospechar de los precios demasiado buenos para ser verdad. A veces es difícil discriminar entre los cables buenos y los que no cumplen con las normas. Comprobar si un cable tiene componente ignífugo o no es posible mediante los ensayos,pero viendo uno al lado del otro no se puede hacer. Y en el caso de la resistencia, también es muy difícil.

¿Cómo hacer para reconocer un cable que cumple con la norma de uno que no?

Ahí tenemos en principio dos aspectos. Muchos fabricantes ponen que cumplen con la norma IRAM, lo cual me parece bárbaro, es excelente.Pero además de declararlo hay que demostrarlo. Y esa es una declaración del fabricante. La forma de demostrar que el producto cumple con la norma es que esté certificado por IRAM, en cuyo caso va a tener los logotipos de Certificación de Seguridad de la Secretaria de Comercio y el logotipo de IRAM. Esos logotipos son marca registrada, no se pueden usar si el IRAM no intervino. Y eso da el aval de que el cable es bueno. Es unao bligación legal que los cables tengan las marcas de certificación. La simple frase “cable normalizado” o “según normas IRAM” no son lo mismo.

Otra situación que engaña la buena fe de las personas hemos visto en varios casos de cables no certificados que venden cables de 1,5 mm por 2,5 mm. Ahí directamente es una estafa. Se puede entender mucho viendo los precios de esos cables, que no condicen con la realidad del mercado. Eso no es una “oferta”, no es un descuento. Ahí hay una estafa: están vendiendo algo que no es correcto.

¿Cómo son los cables truchos?

Miscovich: En el último tiempo se han popularizado los cables de aluminio cobreado. Es aluminio con una capa de cobre depositada sobre su exterior. Desde afuera, a menos que uno lo corte y con una lupa vea la parte blanca del aluminio central, pasa tranquilamente por cobre. ¿Por qué pasa esto? Porque el fabricante está comprando aluminio con una delgada capa de cobre, entonces está comprando algo que pesa 3 menos que el cobre. De ahí sale la diferencia del pobre. Su conductividad está más cerca de la del aluminio que la del cobre: es una conductividad del 40% del cobre.

Como se ve, hay numerosos enemigos de la seguridad eléctrica. Pero de todas maneras, hay razones para ser optimistas. Si se trabaja bien, y con productos seguros, la calidad de la instalación está garantizada. “Deberíamos desterrar la idea de accidente dentro de una instalación eléctrica. Las instalaciones bien construidas, con materiales certificados y realizadas por profesionales capacitados no deben dar lugar a accidentes. Los recaudos de seguridad que se toman en el momento de realizar el equipamiento y realizar la instalación de acuerdo a la Reglamentación Para la Ejecución de Instalaciones Eléctricas en Inmuebles de la Asociación Electrotécnica Argentina prácticamente elimina la posibilidad del accidente. Todos los materiales tienen un margen de seguridad amplísimo, de manera que no pueda haber riesgos de incendios ni calentamientos. Y las instalaciones tienen duplicadas, a través de la doble aislación o la puesta a tierra, los requisitos de seguridad contra los contactos eléctricos”, concluye Miscovich.

La batalla de CADIME contra los cables inseguros

Como publicamos en la edición de junio de Electro Instalador, la Cámara Argentina de Distribuidores de Materiales Eléctricos (CADIME) hizo un muy interesante trabajo en lo que se refiere a la venta de cables no certificados.

En enero y febrero de este año compraron cables por Mercado Libre y los llevaron analizar en un laboratorio. Los resultados demostraron que los cablesno cumplían los requisitos de seguridad, con lo cual hicieron la denuncia pertinente en la Dirección de Lealtad Comercial.

En ese sentido, Electro Gremio TV entrevistó a Néstor Bachetti, Presidente de CADIME, quien nos dio detalles de las actividades de la cámara, y de cómo está el mostrador de los productos eléctricos.

Es muy importante lo que dijo el ingeniero Miscovich, se ha referido muy claramente desde lo técnico a lo que es un gran problema dentro del sector eléctrico, como lo son los cables de mala calidad. ¿Qué es lo que recomendamos siempre? Que cada vez que se compren cables, fijarse que tengan los sellos de certificación correspondientes. Que no se guíen simplemente por si un rollo de cable cuesta 3 veces menos que el precio normal, entonces todo el mundo compra. Hay gente que se deja engañar viendo precios ridículamente baratos, que deben servir de alerta de que esos productos no pueden ser certificados y de buena calidad”, aconseja Bachetti.

Nota Completa en PDF

nota-cables-iram.pdf

Dejá tu comentario